Categorías
Uncategorized

Visita Patones de Arriba y sus casas de pizarra

En el post de hoy os queremos mostrar uno de los pueblos más bonitos y con más encanto de la comunidad de Madrid: Patones de Arriba. Situado en el nordeste de comunidad, a 60 kilómetros de la capital, es una gran excursión de un día si buscas una visita rural cerca de Madrid.

Patones de Arriba tiene su origen en el siglo XVI. Con la llegada de la Guerra Civil, el pueblo fue abandonado, surgiendo Patones de Abajo. Más tarde, en los años 90, la gente volvió a Patones de Arriba y ganó mucha popularidad al ser declarado Bien de Interés Cultural, respetando su arquitectura típica de pizarra negra, siendo un lugar único apenas alterado por el tiempo.

Vivienda de Patones

Lugares que ver

Patones es una zona con varias sendas preciosas a su alrededor, y la mejor forma de disfrutar este viaje es empezando con una, ya que lo normal es comenzar en Patones de Abajo, ya que los buses llegan hasta solo hasta este pueblo y también es más fácil aparcar.

Senda ecológica

Por suerte, Patones de Abajo y de Arriba están unidos por la Senda Ecológica del Barranco, un camino cuesta arriba de entre 20 y 30 minutos, lleno de vegetación que nos hará muy ameno el ascenso hasta nuestro objetivo.

Una vez lleguemos a Patones de Arriba, lo primero que veremos será la Iglesia de San José. Está iglesia era el lugar de culto del pueblo en el pasado, que dejó de ser usada tras la migración de los habitantes a Patones de Abajo, y actualmente se ha convertido en la oficina de turismo del pueblo. Cuando lleguéis, os recomendamos entrar en su interior ya que podemos encontrar una capilla así como una maqueta de los alrededores, y allí os proporcionarán información sobre el pueblo y sus alrededores.

Iglesia de San José

Tras dejar atrás la iglesia, podréis adentraros de lleno en las callejuelas del pueblo, disfrutando de la arquitectura de las casas de pizarra negra, sin duda la seña de identidad de esta localidad. Perderse por estas calles sin rumbo, con una parada en alguna terraza para tomar algo, es una opción ideal para pasar la mañana.

Podemos proseguir nuestra excursión yendo al norte del pueblo, subiendo a la colina, donde encontraremos unas ruinas que en antaño fueron «tinados», unas especie de cabañas para ovejas y cabras. Desde aquí podemos vislumbrar las mejores vistas de Patones, especialmente si continuamos subiendo hasta el Cerro de la Bola. También encontramos en esta zona los arrenes y las eras, donde se preparaban las cosechas. En todas estas edificaciones podemos ver esta pizarra tan característica.

Lavadero de Patones

Por último nos falta seguir el arroyo de Patones, donde encontramos varios lugares a visitar. Lo primero son unas de inicios de siglo XX: un lavadero junto a una pequeña fuente, perfectamente conservadas. Cerca de aquí encontrareis un pequeño puente de piedra que nos permite cruzar el arroyo. Si decidís seguir el sendero que parte de aquí, en menos de 10 minutos encontramos el cementerio de Patones de Arriba.

Si después de todo esto tenéis tiempo y ganas de andar, desde Patones se pueden disfrutar de varias rutas de montaña por los alrededores. La más popular es la ruta circular, de unos 12 kilómetros de longitud, donde alcanzaremos cierta altura para poder ver las mejores vistas de la región.